EL INFORME DEL DETECTIVE COMO PRUEBA EN EL PROCESO JUDICIAL

Muy a menudo, una de las preguntas que nos realizan nuestros clientes cuando se interesan por nuestro despacho de detectives en Sevilla para obtener evidencias que les ayuden a solucionar algún problema, es si nuestro informe de detective les servirá en el juicio.

Nuestra respuesta es SÍ, pero en este artículo nos gustaría matizar esta rotunda afirmación.

El matiz está en que, partiendo de la existencia de la legalidad “sine qua non” no se debería de llevar a cabo el encargo de investigación, las maneras de obtener esas evidencias o pruebas son de una relevancia tal que serán las responsables de que el informe del detective sea considera una prueba lícita o ilícita.

Sin entrar en las consideraciones de si el informe del detective privado es prueba documental o testifical, tema que trataremos en otro artículo y que podrían pertenece más a los razonamientos de letrados y jueces, es indudable que el detective privado ha de saber cómo practicar sus actuaciones para que su informe aporte lo máximo a su cliente, sin desvirtuar la realidad.

Tal y como nos dice en su artículo 48. 1 la ley 5/2014, de 4 de abril, de Seguridad Privada “Los servicios de investigación privada, a cargo de detectives privados, consistirán en la realización de las averiguaciones que resulten necesarias para la obtención y aportación, por cuenta de terceros legitimados, de información y pruebas sobre conductas o hechos privados”. Implica esto decir que, si un detective privado ha de realizar, por ejemplo, una entrevista simulada con el/la investigado/a para conseguir la información o las evidencias que su cliente necesita, no está cometiendo ninguna ilegalidad.

Ahora bien, y este es el matiz. El detective privado ha de tomar extremadas precauciones para que la forma en que se desarrolla esa gestión o actuación no vulnere ningún derecho de la persona investigada. De esta manera, podemos encontrar informes que contienen la comprobación de las sospechas de nuestros clientes, informes favorables a los intereses de nuestros clientes, que a la hora de ser aportados en un proceso judicial no son admitidos.

Desde Logia Detectives queremos dejaros para vuestra lectura un ejemplo real, una sentencia donde precisamente ocurre esto. El informe del detective privado fue considerado ilícito porque el tribunal consideró que el investigador durante su actuación “provocó” la respuesta de la persona investigada, que vio vulnerado su derecho a la dignidad.

https://www.poderjudicial.es/search/openDocument/b93fff45593b164d

Esperamos que sea ilustradora y nos encantaría leer vuestra opinión, que podéis dejar en comentarios.

Muchas gracias de parte del equipo de Logia Detectives, detectives en Sevilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *